Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 26, 2021

Memorias de un niño. De Granada a Madrid y viceversa

Erase un día muy soleado cuando iba como de costumbre y cuento tantas veces y ya he escrito ,paseando por la calle (y en esto que iba absorto )mirando a la lejanía .,y como casi siempre un poco despistado., esa nota es común en mi .Reconozco como defecto personal que soy un poco bastante despistado .,que no suelo muchas veces prestar atención a las cosas. Hace unos años me dijo una persona, cuyo nombre omito por ahora , (para mí una expresión que en aquel momento me hizo gracia ),y decía: cuando alguien tiene cara de despiste tiene cara de “Genaro”.  Bueno dicho esto, es por ello por lo que muchas pareces como también se dice, que estás en babia,! Porque no te enteras de las cosas!. Yo sinceramente pienso., que en algunas ocasiones ,me ha venido bien esa estrategia de poner la cara de despiste y pareciendo que no me enteraba, -escuchaba más de lo que se pensaba-, pero en algunas otras ocasiones y -pienso ,es la más habitual me ha servido para ausentarme de las cosas ,de alguna perso

Buscando la fuente

Buscando la fuente ¿Qué sería el Genil, sin el arroyo. ¿Qué sería, el charco sin la gota, Y que sería, la gota si del cielo no viniere? ¿Qué sería del Guadiana sin las Tablas? ¿Y las Lagunas de Ruidera ,sin el agua del Azuer? ¿Qué seria, de la Sierra Nevada de Granada, sin el agua que se hace nieve, cuando del cielo viene? ¿Qué sería, el mar sin la arena que le rodea, y la arena, sin el viento que la lleva, Y el viento, si del cielo no viniera? ¿Qué sería, la espiga sin el grano? ¿Y el aceite sin olivo, y el trabajo de la gente del campo? ¿Qué sería la fuente sin el agua, y la Pascua, sin la Cruz resucitada? ¿Qué seria del hombre, sin la luz que lo ilumina? ¿Qué seria yo, si no tuviera alguien a mi lado? ¿Qué sería Francisco, sin hermanos? ¿Y hermanos, sin mano que los lleve? ¿Qué seria Galilea sin Jesús, y la sandalia sin camino recorrido? ¿Qué sería la Palabra sin escucha, y el hermano, que predica en el desierto? ¿Qué sería mi vida si muriera? ¿Y no tuviera la esperanza, de Jesús r

En el recuerdo

Un día te vi, dando un abrazo a un árbol, me quede sorprendido, nunca había pensado dar un abrazo a un árbol. Hoy cuando he salido a pasear, he dejado mi bici y al árbol he abrazado, fuertemente. Mientras lo abrazaba, he pronunciado tu nombre y te decía “Te quiero”. ! Me he sentido tan feliz!. Parecía que eras tú a la que abrazaba. Hasta he llorado, tengo que confesarlo. (“La foto del árbol junto a la bici, apoyándose en él, en ti, como siempre has sido mi apoyo, mi guía, mi vida”). GRACIAS M.D.S.G