martes, 16 de noviembre de 2021

Motivos de Esperanza la Estela de la noche. la Estela de la noche.

 

Motivos de Esperanza

la Estela de la noche. la Estela de la noche.

 

 

Granada 8 de mayo de 2021 Ahora que parece termina todo.

“El Estado de Alarma”, durante tanto tiempo.

Ahora que parece que todo vuelve a la normalidad.

Ahora que parece que nos acompaña “un nuevo amanecer”.

Ahora que parece que la “esperanza”,

vuelve a la cotidianeidad de nuestra vida.

Ahora. Es el momento de recordar los momentos vividos. Nuestras experiencias compartidas, nuestros sufrimientos y recuerdos.,

nuestras salidas al balcón., nuestros “lazos de solidaridad”.

Y nuestros recuerdos a los que se fueron.

A todos. Y desde aquí, mi pequeño homenaje, y para ello de mi colección de escritos de esa época, entresaco el siguiente:

Escritos en Tiempos de Pandemia”.

¡VIVA LA VIDA!: MOTIVOS DE ESPERANZA.

 

Hoy: 8 de mayo 2021.

Comienzo el día con dos hermosas fotografías, que mi hijo me ha enviado desde su cámara. Son paisajes cercanos a la casa donde vive. Esos caminos los he andado personalmente y los conozco bien. En la foto se aprecia la salida del sol y el verde del campo, el azul del cielo y la pequeña nube blanca encima de la casa. En esta fotografía se aprecia el campo en toda su hermosura: verde con el cielo azul resplandeciente y el sol a la derecha. ¡Contemplando estas imágenes:

—¿Quién diría que estamos en Estado de Alarma? ¡Que estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano.! Es mejor contemplar, ¡una hermosa puesta de sol cada mañana!, y pensar que,

—” Pronto volveremos a pasear”.

—Es mejor imaginarnos que ahora existe, aunque no lo pueda ver. Dia 37 del retiro y ya Segundo de Pascua.

“Parece que fue ayer, cuando resucitó Jesús y estábamos celebrando,

con Alegría y Alborozo., y ya ha pasado una semana.

Hoy, al igual que el domingo pasado estoy aquí y no salgo.

Hay cosas que por más que quieran, no cambian de momento: como estar en casa. Y con ello todas las cosas que hago, salvo que ahora.!

¡Me vengo preparando desde hace algunos días la comida!

Todo empezó por la primera receta de macarrones., luego o antes que no lo recuerdo fue la tortilla de atún., después vino: el arroz a la cubana, las judías, panga, ensaladilla rusa, … Probablemente vengan más recetas., y cuando aún tengo el olor a ajo y perejil, termino de escribir y me voy a ver. Hay cosas que no cambian y otras sí. Vendrá otra semana, será la sexta del retiro y traerá: sus propias alegrías, sorpresas e inquietudes. Ya veremos, no me gusta jugar a la aventura que él

“Mañana venga como lunes y esperándole estaremos”.

 

 

Motivos de Esperanza

la Estela de la noche. la Estela de la noche.

 

 

Granada 8 de mayo de 2021 Ahora que parece termina todo.

“El Estado de Alarma”, durante tanto tiempo.

Ahora que parece que todo vuelve a la normalidad.

Ahora que parece que nos acompaña “un nuevo amanecer”.

Ahora que parece que la “esperanza”,

vuelve a la cotidianeidad de nuestra vida.

Ahora. Es el momento de recordar los momentos vividos. Nuestras experiencias compartidas, nuestros sufrimientos y recuerdos.,

nuestras salidas al balcón., nuestros “lazos de solidaridad”.

Y nuestros recuerdos a los que se fueron.

A todos. Y desde aquí, mi pequeño homenaje, y para ello de mi colección de escritos de esa época, entresaco el siguiente:

Escritos en Tiempos de Pandemia”.

¡VIVA LA VIDA!: MOTIVOS DE ESPERANZA.

 

“Érase una vez una triste lombriz solitaria paseando por la acera, cuando de pronto se le acercó del cielo una mosca que altanera le dijo:

—! ¡Puedo volar y ver la tierra desde el cielo! la lombriz entonces se envalentonó contra la mosca y le dijo muy orgullosa:

—sí, pero yo viviré para contártelo desde la tierra como es el cielo, pues tú apenas 15 o 20 días vivirás y eso si antes no te han zurrado con un mosquitero, libro o te hayan espumado con insecticida tu garganta cualquier humano que harto te aniquile. Sin embargo, salvo que alguien sin querer que sea lo más normal me dé un pisotón o me aniquile un pajarito, rana u otro depredador. Viviré para contarlo a tus nietos y a los hijos de tus nietos, pues mi promedio de vida es de cuatro a cinco años”.

“Y de esta forma la mosca al oír tal comentario la dejo y triste se marchó”.

Moraleja:

No podemos presumir cuando no tenemos lo que a otros le falta. Guitarra.

“Pero nunca entenderéis a mi guitarra”. Dice la canción del poeta Juan Pardo compuso esta enorme canción que ahora escucho. Y yo en esta tarde dominguera encerrada en mi casa, veo a mi guitarra llorar y le pregunto:

—¿por qué? Y me responde:

—! ¡Porque no tocas lo que quiero!

—¿qué quieres que toque? —y me responde. Empieza por cogerme. No me tengas abandonada., luego pon mis manos abrazándome, una a izquierda en el mástil, otra a la derecha en la caja, justo en el agujero que hay en el centro., y luego, suavemente desliza tus dedos por el mástil. Verás como despacio, si me tocas, oirás la música sonar., y si sigues practicando y compones algo bonito.

¡Llegaremos compañeros a sentirnos, y seguro que entonces no me olvidas, y yo seré para ti lo que ahora no lo eres!! ¡Que abandonada me tienes y no es bueno!


Cógeme pues y no seas flojo. Hay muchas canciones que tú puedes componer, con esa voz tan bonita que tienes, y el tiempo pasaremos en dulce compañía. Y así como Juan Pardo, “me dejaréis morir, para escuchar mi llanto sonreiréis a mi canto. Pero nunca entenderéis a mi guitarra Y fundiréis mi anillo, derramaréis mi vino, porque olvidarse de mí, tendrá que ser muy sencillo, pero nunca entenderéis a mi guitarra”.

Hermoso poema de una guitarra.

Cansado de llamarte. Con mi alma destrozada, comprendo que no vienes porque no quiere Dios y al ver que inútilmente te envío mis palabras., llorando mi guitarra, te deja oír su voz. Llora guitarra, porque eres mi voz de dolor.

Grita su nombre de nuevo, si no te escuchó, y dile:” que aún la quiero, que aún espero que vuelva que, si no viene, mi amor no tiene consuelo que solitario sin su cariño me muero”. ¡Guitarra! Tú que interpretas en tu vibrar mi quebranto., tú que recibes en tu madero mi llanto, llora conmigo si no la vieras volver!

Y dile, que aún la quiero., que aún espero que vuelva, que, si no viene, mi amor no tiene consuelo., que solitario sin su cariño me muero. Guitarra, tú que interpretas en tu vibrar mi quebranto, tú que recibes en tu madero mi llanto. Llora conmigo si no la vieras volver. Guitarra, llora con mi dolor

Bosque de los recuerdos. Cementerio de San José Granada En memoria de todos.

“Ya terminamos las palmas. ¡Otro día salgo al balcón! Que alegría, que alboroto, otra vez a la vecina del cuarto saludo, a la del quinto también:

—¿cómo estás?,”— pues aquí un día más, y ya van.” ……

Saludo a gente que nunca había visto., ahora con un leve gesto de la mano todo se dice, y se agradece. Terminamos las palmas y empieza la música: “El himno de España”, suena al fondo y la sirena a lo lejos se oye. Todo se mezcla, palmas, música y alborozo. Ahora nadie llora. Todos contentos, se hace por un buen fin y a todos nos gusta quitarnos un momento “El traje de la casa” para saludarnos.


Después cuando termina., volvemos a la rutina, cada uno hará en su casa lo que viene haciendo. No hay parón, todo continua un día más, y un día menos. Volveremos nuevamente a salir, y alzaré la mirada.

Cuando pase “Al balcón”. Recordaré todos los días de las palmas y la esperanza. Que mi gente sin parar demuestra, que no se pierda la ilusión.

“Ahora después de varios años, que todo aquello terminó. Vuelvo a recordarme como era, y a la gente que estaba asomada esperando el momento de las ocho, para las palmas dar con emoción.

Si con mucha emoción. Cada uno tenía un pensamiento. Cuando salía a dar las palmas.

“Unos por aquellos sanitarios, otros por los que cuidan nuestras calles, otros por los que nos traen la comida, y otros por las almas que van al cielo. Otros por llevarnos alimento, y otros por saber mil cosas más. Pero todos en nuestro pensamiento, nos aislamos para no multiplicar. Y así el día de mañana dejaremos, la herencia a nuestros hijos, cantaremos canciones que resuenen.

Y en los libros saldrá el dos mil veinte, y nosotros seremos sus

testigos”.

Que gracias pasaremos.

No hay comentarios:

laesteladelanoche

EL ABRAZO

  Desde mi ventana, contemplo el mundo, desde mi silla, me muevo por mi casa, desde mi corazón sueño contigo, y desde mis ojos, veo tu rostr...