martes, 19 de octubre de 2021

"Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así."

 


Amanece que no es poco y me pregunto ¿qué hago en este día? ¿Lo dedico para mí o mejor espero encontrar una señal que me lleve a donde tú quieres? Espero pacientemente en la cama, después de todo es domingo. Ayer terminé mi trabajo, felizmente lo he dejado todo preparado y eso me anima. Hoy es domingo, hace un día soleado, una buena temperatura y todo acompaña a salir a pasear. Si antes caminaba ahora paseo y te preguntarás ¿qué diferencia hay entre una cosa y otra?, la respuesta es simple., mientras paseo: pienso, medito, tomó notas de las cosas y luego muchas de ellas las traduciré de papel blanco, de libreta con bolígrafo, donde tomaré mis anotaciones. Después me sentaré, delante de la pantalla del ordenador y escribiré las anotaciones del paseo. Es como el director de una película que previamente a ello toma planos, fotos. Los actores van a los escenarios, visualizan: los terrenos, las casas, el paisaje. La persona que se encargará de poner la música escuchará los sonidos y compaginará con los paisajes, para armonizándolos, pondrá una buena música a la futura película. ¡De ello se encargarán mis primeras anotaciones y para ello necesito pasear, caminar tranquilamente y con todo este arsenal playoffs sentarme! y a ver qué pasa finalmente! Desayuné tranquilamente, me fui tranquilamente con mi bloc de notas, mi bolígrafo. Tenía pensado una ruta bordeando el río Genil por lo que denominan "la ruta del colesterol", vaya usted a saber por qué, aunque parece no muy difícil de imaginar, - Gracias a Dios, los hombres tenemos menos problemas, que todo sea dicho. Y llegar a la Iglesia de Lancha de Cenes donde está la Virgen de Fátima., es un camino realmente precioso. El río Genil siempre lleva agua porque la Sierra, no se sabe siempre tiene. Cuando paso por junio digo siempre:

-ahora la nieve acumulada durante el año se derretirá y bajará por el río Monachil hasta llegar al Genil y de allí sabe Dios.

Este año ha llovido poco, muy poco y se nota. El río lleva menos agua, pero a pesar de eso es una auténtica maravilla escuchar el sonido, la presa, la belleza de los árboles y sobre todo esa maravillosa Sierra que bordea todo el camino hasta llegar donde te lleven las fuerzas. Este camino lo suelo hacer paseando últimamente y ahora he tomado un cronómetro que me cuenta los pasos desde un lugar a otro. Así por ejemplo propongo hacer 10000 pasos., y sé desde dónde hasta dónde he de caminar, el tiempo que le tengo que dedicar y más o menos me lo voy planificando. Al final después de mucho meditar me dije:

– Hoy vamos a hacer otra ruta, hace tiempo que no paseo por Granada y la primera ruta que voy a coger va a ser la que suba desde la Calle Recogidas, Plaza Nueva y la maravillosa Acera del Darro. El problema es que hoy es domingo y este día es difícil caminar con cierta tranquilidad., como me había propuesto. Apenas si puedes, pues te vas chocando con unos y con otros paseantes., unos domingueros y otros que por primera vez vienen a contemplar la belleza que dé está este esta zona de Granada. "La Alhambra"

La falda de la Alhambra, desde donde se contempla como una maravillosa estampa, todo lo que es la parte que da al gran Albaicín., en cualquier caso, me dije:

- es igual vamos Vamos para adelante y hasta donde conduzca....

Me propuse subir hacia el Albaicín y me dije:

- vamos a empezar hoy por ir a la Abadía del Sacromonte., este será mi primer camino, mi primer destino que me conducirá a esta maravillosa Abadía. "Subo por el camino del Sacromonte entre cuevas y ventas", que difícilmente podría relatarse. ! Aquí hay tanto arte, tanto gran Gitano, suena tan maravillosamente bien la guitarra, la voz quebrada, el llanto, la alegría, la dulzura, la belleza de la Cueva que se mezcla con la belleza del Carmen, hay tanto arte junto reunido que difícilmente puede escribirse lo que este pobre, con sus ojos ve"

Yo me limito a seguir mi camino. Hoy me he hecho propósito de escribir: anotar en la libreta cualquier chuleta que luego me sirva para escribir., después de todo estamos aprendiendo lo que es el oficio de escritor que llevo dentro y que una de las cosas que me han dicho que hay que hacer es. Enfrentarse al papel en blanco, escribir lo que sea y luego después de su meditada lectura, si se quiere se deja, y si no romper en la trituradora que tengo a mi lado. Dichosa trituradora, que conviertes el papel en rollos finos acabando, en una bolsa de basura., luego hasta el contenedor mi trabajo termina. A pesar de eso según me dicen y cuentan:

-hay que enfrentarse a la primera tarea escribir, escribir y escribir., dedicarle un tiempo Y! ya saldrá algo y si no qué más da! Después de todo lo voy a leer yo solo, no creo que haya ninguna impaciente que se atreva a leer esto que estoy escribiendo y si lo hubiera. Bienvenido sea, si te gusta, enhorabuena y si no, no pasa nada.

Y como decía, sigo por el Camino del Sacromonte entre cuevas y ventas., como son tantas solamente pronunciaré una, que no es ni Cueva ni Venta, sino que un letrero pone "Casa juanillo"., y buena pinta tiene. Ciertamente hace esquina y tiene una vista maravillosa, propia para sentarse y hacer un alto en el camino., seguramente una buena cervecita fresquita y alguna que otra tapa que en Granada es arte. Arte, belleza y gastronomía, que recrea, no en balde, no todo es vista, si no se recrea tranquilamente con el estómago., así sin duda el bolígrafo irá más rápido y la letra más agradecida. Desde aquí una mirada perdida la "Venta del Gallo". Arte Flamenco, baile flamenco y fina estampa-lo aconsejo

Sigo mi caminar sereno., voy en busca de aventuras, aunque tranquilo, el tiempo es bueno, y no hay prisa., es domingo y nadie por suerte o por desgracia me espera. Hoy el día me lo dedico, como un homenaje para poder: escribir, sentir, pensar, amar, contemplar. Hay demasiada gente, sé que soy repetido, pero es así., aunque en esta zona parece que no sé, si será por la altura, por las cuestas, por el calor se disipa más. Algún día vendré por aquí solo y haré el recorrido despacio. Ver la diferencia entre sentirse solo caminando y acompañándose solo por la gente, debe ser interesante comprobarlo., ahora voy a lo mío, cual oficio de aprendiz para luego como dije:

- escribir.

Por allí otro nombre que sin duda me llegó al alma: Casa del Puchero. Aquí decido hacer otro alto, otra parada para recrear la vista y bebida, aunque discreto para que el estómago tranquilamente suba, y la digestión no me impida las cuestas que a partir de este momento se avecinan, no es cuestión en este primer día llegar beodo antes de llegar a mi destino.

-Quizás a la bajada, haga un alto, antes de llegar definitivamente a mi destino.

Subo la inclinada cuesta, al fondo un letrero que dice:

- subida a la "Abadía del Sacromonte".

Desde aquí hay una bifurcación, a la izquierda un camino, a la derecha una carretera. Por la izquierda poca gente, por la derecha: coches, autobuses, turistas. Me decido por la izquierda., es más acogedora, tranquila., no hay tanto bullicio. Hay más árboles, aunque reconozco el camino es más dificultoso, pero bueno que más, ¡da! para eso estamos los valientes! que decidimos hacer aventuras. Vuelvo a hacer un alto, una parada obligada en un Banco, rodeado de árboles. Allí sacó mi arsenal. Mi mochila la dejó, mi vaso de agua, el móvil. Saco mi papel, mi libreta, mi bolígrafo., y sentado tranquilamente, comienzo a escribir todo lo que hasta ahora he hecho. Por allí pasan un grupo de personas, y una de ellas amablemente me dice:

- buen banco has encontrado amigo- y yo le digo- debajo de un gran árbol, aquí se está muy tranquilo.

-feliz camino, amigo, vuelve pronto.

Tomo mis anotaciones pertinentes, relleno mi primer Folio.

Ahora me viene a la imagina que, en este mismo lugar y sitio, paseando contigo nos sentamos y también recuerdo que en este lugar y sitio estuvimos un buen rato hablando y lo mejor del paseo y de la sentada fue la bolsa del Risketos que nos zampamos.

-Te acuerdas?

Todo este pasaje del camino está rodeado de grandes chumberas, el árbol más conocido del Sacromonte., sigo y sigo subiendo y vuelvo a hacer una parada antes de llegar a las dos grandes Cruces que al final del camino contemplan el camino. Una Cruz a la izquierda otra Cruz a la derecha y enfrente, al fondo Valparaíso, lleno de Cuevas y Montes bajos. En esta época del año no hace mucho frío, está habitable., me siento en un gran bordillo que cobija el camino. Miro a la izquierda y se ve un amplio desfiladero que no acaba nunca en la vista, contemplando la belleza de los montes salvajes que esta zona tiene. Al fondo, más de esas quebradas cuestas: Sierra blanca, blanca, blanca, "Sierra Nevada".

Otro día si mis fuerzas aguantan, cogeré un autobús y hasta allí subiré, pues no en balde mejor caminar subiendo en un autobús que no en coche. Mientras me siento, suenan las campanas" toc, toc", una música celestial llena toda la Abadía. Van a dar las 12, amigo es: la hora del Ángelus. Hago una parada forzosa, y empiezo a Rezar un "Ave María". Terminó y sigo el paseo. Ahora a la derecha, otra gran cuesta con escalones empinados y arriba: la Cruz de María Inmaculada, que la preside, detrás lo que ahí denomina, las Santas Cuevas.

-Algún día en otra ruta tocará entrar en todos los lugares, conocerlos, describirlos comentarlos, pero hoy no toca.

Sigo subiendo hasta llegar a la gran explanada donde la belleza de la Abadía se contempla y desde allí, me paro nuevamente. Contemplación de vistas.

Decido, que por ahora la primera ruta aquí termina.

Ahora toca bajar el mismo recorrido, por las mismas cuestas, cuevas, casas, y gente.

Felizmente he conseguido mi propósito: pasear tranquilo, hasta la "Abadía del Sacromonte".

Ahora toca, coger el teléfono y llamar a Madrid, hablar con mi hermano, hablar con mi madre., contarle las cosas y planificar: qué haremos unos días después, que me acercaré a recogerla a Madrid.

Bajando, llamé a mi hija, y me contó que una ardilla estaba subiendo por un árbol, porque le perseguía un pájaro.

-No me lo puedo creer-le dije.

-Es cierto, me contestó, y para dar credibilidad, me mando un video por el móvil.

Hablamos de muchas cosas, hasta llegar a mi destino. Mi casa.,

Ahora toca descanso, y luego las notas, intentar ponerlas por escrito en mi ordenador.


No hay comentarios:

laesteladelanoche

EL ABRAZO

  Desde mi ventana, contemplo el mundo, desde mi silla, me muevo por mi casa, desde mi corazón sueño contigo, y desde mis ojos, veo tu rostr...