domingo, 17 de octubre de 2021

Abogado de Oficio, sin oficio

Abogado de Oficio, sin oficio 

 la Estela de la noche. 26 junio, 2021 • 

 Érase una vez un letrado de oficio, al que le designaron un turno que  muy complicado.(El anterior letrado particular renunció pocos días antes del gran juicio que señalaron), porque según dijo el renunciante(algo caradura) “tuvo diferencias irreconciliables con su cliente”.(Fíjate apenas unos días antes del juicio, tuvo diferencias irreconciliables). Llamaron al Colegio, y en apenas unos días se lo comunicaron al pobre abogado de oficio.
-Tienes que asistir a X, que su abogado lo ha dejado, porque él no ha querido pagarle lo que pedía. (vete tú a saber si esta fuera la excusa). Lo cierto era que el abogado, al preguntar el procedimiento, le dijeron:
-en apenas 5 días tienes el juicio, y aquí te entrego el expediente para que lo mires.
-¡Horror se dijo! ¡Como que en apenas cinco días, si no es nada para verlo!. Se puso el pobre a fotocopiar el expediente, que tenía más de 200 folios, y tardó bastante tiempo. En una pequeña habitación, donde estaban las fotocopiadoras, y los papeles amontonados, tuvo que hacerlo. Durante más de una hora estuvo fotocopiándolo, y poniendo cuidadosamente los papeles uno detrás de otro, para que no tuviera luego problemas para leerlo. Una vez terminado se lo entregó a la funcionaria, que le dijo:
-Te queda tarea, ahora. Apenado se marchó de la oficina, y enseguida se dijo:
-Tengo que ver a mi cliente, lo dejaré para mañana para que me mire de qué va el tema. Toda la tarde estuvo mirando y mirando el expediente, que se hacía eterno.
- que difícil lo veo. No veo solución al caso. Bueno mañana me pasaré por la prisión que era donde estaba, y veremos que me cuenta. Al día siguiente muy temprano el pobre abogado de oficio, se fue hasta la prisión. Tuvo que esperar mucho tiempo, hasta que por fin llegó el cliente. Cuando lo vio le comento que era el Abogado de oficio que le habían designado, y que en apenas 4 días tendrían el juicio. El cliente le dijo:
-No te quiero, buscaré uno  particular. Y sin apenas hacerle caso, el pobre abogado de oficio se levantó, y se marchó de la prisión. Intentó arreglar el asunto, yendo nuevamente al juzgado, para comunicar lo que le había indicado, sorprendido el cliente. Allí todos dijeron:
-No puede ser, no hay ninguno particular designado y tú tienes que asistirlo, lo sentimos. Se fue a su casa y se tiró toda la tarde mirando el gran expediente. Preparó su defensa con ardua pasión. Esperando el día del gran juicio. Ese día antes de entrar, el juez le dijo:
- Siento el poco tiempo que ha tenido para preparar el Juicio, pero seguro lo hará muy bien. Se fue nuevamente a hablar con su cliente. Cuando llegó al calabozo  le dijo:
-Quiero un abogado particular. El abogado de oficio, se enfadó y le dijo:-¿Cómo que abogado particular?, aquí solo estoy yo para poder defenderte y tú no me has ayudado nada, para que pueda hacerlo.
¿Cómo quieres que te ayude si tú insistes en que no me necesitas?. Así las cosas, se fue de la habitación, a la sala donde se celebraría el juicio. Comenzó, entrando el cliente por la puerta llevado de la mano de dos guardas. Se sentó en el banquillo, y lo bombardearon a preguntas. El pobre abogado de oficio, también le preguntó. Empezaron a preguntarle algo el fiscal, y luego una prueba que ya se practicó anteriormente en el juzgado.
El juicio terminó después de varios días, DICTAMINARON  veredicto de culpabilidad por unanimidad. La gente en la calle, ya previamente lo condenó, y entrevistaron a los otros Abogados, que delante de las cámaras se hacían populares. Después de la condena, el cliente se fue a prisión, y para preparar el recurso, llamó a un abogado particular, que solo al final lo llamó. “Si, no hace falta que lleves el recurso, porque lo llevaremos nosotros. Hemos quedado que nos pagará el dinero para ello. 
-No te preocupes de nada más”. 
-¿Por qué no lo hiciste antes, y no hubiera pasado el mal trago de estar con una persona que no ha confiado en mí desde el primer momento, y que a pesar de todo, lo he defendido lo mejor que he podido, incluso se le ha rebajado la pena, de lo que inicialmente se le pidió?
- no nos había pagado antes, y era poco tiempo el que teníamos, le contestó soberbiamente el abogado particular. 

No hay comentarios:

laesteladelanoche

EL ABRAZO

  Desde mi ventana, contemplo el mundo, desde mi silla, me muevo por mi casa, desde mi corazón sueño contigo, y desde mis ojos, veo tu rostr...