La estela de la noche, cuando llega, un soplo de caricia a ti me lleva.

La estela de la noche, cuando llega, un soplo de caricia a ti me lleva. Corazón que me susurra, eterna mía, la belleza de la página dormida. ¡Cuando oigo el cantar de la sirena, a la luna incomparable concebida. ! Son tus ojos dos luceros encendidos! En la brasa de mi ardiente corazón.
— ¿Qué sería yo sin tu hermosura?,
 —¿qué sería si tu aliento no tuviera? 
 A ti solo, a ti siempre, a ti amada poesía, eterna mía.
 La estela de la noche cuando llega un soplo de caricia a ti me lleva.

Comentarios

Entradas populares