jueves, 25 de marzo de 2021

POESIA EN TIEMPO DE PANDEMIA. NÚMERO DOS, EN LA SERENIDAD DE LA NOCHE

NÚMERO DOS. EN LA SERENIDAD DE LA NOCHE En la serenidad de la noche te escribo,despues del dia transcurrido y que nuevamente me regalas.Solo decirte al oído una cosa, que me quieras.Aunque se me quieres me gusta recordarlo,para que no me duerma y me crea complacido solo porque tu lo quieres.Quiero serte agradecido otro dia porque asi camino más contento.Me siento enormemente ilusionado, porque al verte me lleno de ti gracias por tanto que me das que no merezco.Reparte sus dones entre la gente, para que nada se deje al socaire de los hombres “·Hoy he salido corriendo de la Iglesia, algo me empuja a venir y escribirte,para compartirlo con la gente que conozco , para que lean lo que tu me dices que yo escriba. No soy escritor ni lo pretendo,solo quiero poner entre los folios algo que el hermano lea, y así mi labor haré. Igual que otros cantan o recitan, o pasean o acompañan.Todos somos hijos tuyos y nadie merece más elogios que el humilde servicio a ti. Paz y Gloria siempre.

POESIA EN TIEMPO DE PANDEMIA NÚMERO UNO SEÑOR EN TI CONFIO 2020

NÚMERO UNO SEÑOR EN TI CONFIO Señor en ti confio, sé que tu siempre estas conmigo cuando voy a verte por la tarde, y en la Eucaristía te contemplo cuando te recibo en mi interior, soy tremendamente afortunado. Señor gracias por darme tu aliento,tu serena fortaleza, ayuda en mi diaria vida. Señor de ti espero serenamente el día, cuando amanece te tengo a mi lado y por la noche me desvelo en ti pensando. Señor quiero que sepas que te espero,cada día cuando amanece y por la noche al acostarme. Te veo y creo que eres lo único que merece la pena,siento tu aliento y me alegro y siento que soy afortunado,por todo lo que de ti tengo. "Señor dadle a los demás lo que a mi me gusta,para ser feliz poca cosa hace falta que tenerte y contemplarte". Señor te espero nuevamente esta noche,y mañana si tu quieres en la tierra o en el cielo,o donde tu me tengas destinado. Pero antes de terminar lo que estoy poniendo. Darte las gracias por todo y siendo un mísero humano,a ti Gloria y Bendición siempre. Por los siglos de los siglos Amén

martes, 23 de marzo de 2021

A veces

A veces A veces nos esforzamos en pensar que todo lo tenemos. A veces pensamos que nada nos falta. A veces creemos que somos autosuficientes. A veces nos amamos a nosotros mismos. A veces respiramos profundamente. A veces no sentimos nada. A veces somos duros. A veces somos mudos. A veces somos sordos. A veces nos cansamos de todo. A veces el dolor no nos afecta. A veces queremos ser los primeros. A veces no soñamos ni sentimos. A veces no respetamos. Pero, !cuando llega el momento, la prueba, el dolor el sufrimiento la tentación, la verdad, la mentira, la falsedad, la hipocresía, la idolatría!. Entonces nos miramos para dentro, nos paramos, pensamos reflexionamos, e intentamos decirnos a nosotros mismos ¿qué c* hemos hecho con nuestra vida hasta ahora?. Que puedo hacer. Ahora atravieso un mal momento, me encuentro entre un ardiente deseo de estar contigo, como si mi mundo fuera tuyo, pues dentro de mí no concibo otra cosa que estar contigo. Siento que nada soy si no te tengo, por otra parte, "tengo la imperiosa necesidad de aislarme y olvidarte, de dejarte". !Triste paradoja a esta altura de mi vida.! (¿Como he llegado a esto?, pienso). Me has ayudado enormemente, desde que te conocí, hasta el punto de que como decía el otro,” no me conocen ni la madre que me par”… Triste destino el mío, antes pensaba que eso era una gran maravilla, poder tenerte, poder contemplarte, poder sentirte, poder conversar, conservar, conversar contigo, pero hasta el punto ha llegado mi ardido deseo hacia ti, que el día y la noche se confunde, que no hay un minuto de descanso ni una parada en que no existas tu. Y eso me atormenta, me duele, me entristece, me cansa, me hastía. !! Necesito cortar como sea, pero no, puedo…. ¿qué hacer?!! ............................................. "Pues na, no te lo tomes así que la vida es mas que una compañia, que la vida no es cerrarse en uno mismo, que hay mucho camino y encuentro, que todo es pasajero,hasta la muerte que nos llegue. Solo una cosa es eterna, la vida, despues de la muerte"

POESÍA ERES TÚ.

POESÍA ERES TÚ. Poesía eres tu, cuando te comparto y cuando te sueño. Poesía soy yo , cuando entretelo y te rodeo poema que enciendes la llama. Poesía es mi vida que quiero compartir contigo, conmigo y con el que se venga, “ !Dime poesía que te escribo ,en mi papel que guardo en un viejo baúl que en mi cuarto tengo, para contar al mundo mis sentimientos! “. Poesía eres tú,” En el recuerdo te llevo, en mi pensamiento te añoro, en mi amanecer te comparto. En mi agenda del día una cruz te señala. Se que siempre te veré aunque no te tenga, después de todo ¿que es la vida sino un sueño, donde como tú dices, todo empieza y todo acaba? "Poesia eres tu como la llama que enciende la tarde como la brisa del mar como el canto del ave que viene y que va como el aire atractivo de la mañana como el dia que llega y que sueño como el atardecer sereno de la tarde que pasa y pasa poesia eres tu, soy yo, y aquel que conmigo se mueve poesia es mi vida, mi existencia mi amor. poesia eres tu".

Una oración para dar gracias a Dios por la vida l

Una oración para dar gracias a Dios por la vida. No te había suplicado nada, y te compadeciste de mí. No había articulado ningún sonido, y me comprendiste Hubo un tiempo en que yo no existía, y tú me creaste. No había pedido nada, y tú me hiciste. Todavía no había salido a la luz, y me viste. No había aparecido, y te compadeciste de mí. No te había invocado todavía, y te ocupaste de mí. No te había hecho ninguna señal con la mano, y me miraste. No te había suplicado nada, y te compadeciste de mí. No había articulado ningún sonido, y me comprendiste. No había todavía suspirado, y me escuchaste. Aún sabiendo lo que actualmente iba a ser, no me despreciaste. Habiendo considerado con tu mirada precavida las faltas que tengo por ser pecador, sin embargo, me modelaste. Y ahora, a mí que tú has creado, a mí que has salvado, a mí que he sido objeto de tanta solicitud por tu parte, que la herida del pecado, suscitado por el Acusador, ¡no me pierda para siempre!… Atada, paralizada, encorvada como la mujer que sufría, mi desdichada alma queda impotente para enderezarse. Bajo el peso del pecado, mira hacia el suelo, a causa de los duros lazos de Satán… Inclínate hacia mí, tú, el solo Misericordioso, pobre árbol pensante que se cayó. A mí, que estoy seco, hazme florecer de nuevo en belleza y esplendor según las palabras divinas del santo profeta (Ez 17,22-24)… Tú, el solo Protector, te pido quieras echar sobre mí una mirada surgida de la solicitud de tu amor indecible… y de la nada crearás en mí la misma luz. (cf Gn 1,3). Gracias a la vida (mis motivos, solo algunos) Gracias a la vida que me ha dado tanto como dice la canción tan bella de Joan Baez Gracias a la vida que me ha dado nuestro buen Padre que me ha proporcionado tanto AMOR Gracias a la vida por haberme hecho Cristiano y seguidor de Cristo como dice la oración Que rezamos y meditamos cada noche…. Gracias a la vida por vivir en el amor de Cristo resucitado que me da la fortaleza y el consuelo diario , para no quejarme Gracias a la vida porque he conocido la fraternidad, al grupo de Jesús, Asís Gracias a la vida por mis hijos y mis padres Gracias a la vida por mis abuelos, tíos, primos y hermano Antonio Gracias a la vida por ti que te he conocido. Gracias a la vida y gracias, diecisiete veces siete, Padre del cielo bueno amoroso y misericordioso.

lunes, 22 de marzo de 2021

Libro de Daniel 13,1-9.15-17.19-30.33-62.

 Libro de Daniel 13,1-9.15-17.19-30.33-62.

Había en Babilonia un hombre llamado Joaquín.
Se había casado con una mujer llamada Susana, hija de Jilquías, que era muy bella y temerosa de Dios;
sus padres eran justos y habían educado a su hija según la ley de Moisés.
Joaquín era muy rico, tenía un jardín contiguo a su casa, y los judíos solían acudir donde él, porque era el más prestigioso de todos.
Aquel año habían sido nombrados jueces dos ancianos, escogidos entre el pueblo, de aquellos de quienes dijo el Señor: «La iniquidad salió en Babilonia de los ancianos y jueces que se hacían guías del pueblo.»
Venían estos a menudo a casa de Joaquín, y todos los que tenían algún litigio se dirigían a ellos.
Cuando todo el mundo se había retirado ya, a mediodía, Susana entraba a pasear por el jardín de su marido.
Los dos ancianos, que la veían entrar a pasear todos los días, empezaron a desearla.
Perdieron la cabeza dejando de mirar hacia el cielo y olvidando sus justos juicios.
Mientras estaban esperando la ocasión favorable, un día entró Susana en el jardín como los días precedentes, acompañada solamente de dos jóvenes doncellas, y como hacía calor quiso bañarse en el jardín.
No había allí nadie, excepto los dos ancianos que, escondidos, estaban al acecho.
Dijo ella a las doncellas: «Traedme aceite y perfume, y cerrad las puertas del jardín, para que pueda bañarme.»
En cuanto salieron las doncellas, los dos ancianos se levantaron, fueron corriendo donde ella,
y le dijeron: «Las puertas del jardín están cerradas y nadie nos ve. Nosotros te deseamos; consiente, pues, y entrégate a nosotros.
Si no, daremos testimonio contra ti diciendo que estaba contigo un joven y que por eso habías despachado a tus doncellas.»
Susana gimió: «¡Ay, qué aprieto me estrecha por todas partes! Si hago esto, es la muerte para mí; si no lo hago, no escaparé de vosotros.
Pero es mejor para mí caer en vuestras manos sin haberlo hecho que pecar delante del Señor.»
Y Susana se puso a gritar a grandes voces. Los dos ancianos gritaron también contra ella,
y uno de ellos corrió a abrir las puertas del jardín.
Al oír estos gritos en el jardín, los domésticos se precipitaron por la puerta lateral para ver qué ocurría,
y cuando los ancianos contaron su historia, los criados se sintieron muy confundidos, porque jamás se había dicho una cosa semejante de Susana.
A la mañana siguiente, cuando el pueblo se reunió en casa de Joaquín, su marido, llegaron allá los dos ancianos, llenos de pensamientos inicuos contra Susana para hacerla morir.
Y dijeron en presencia del pueblo: «Mandad a buscar a Susana, hija de Jilquías, la mujer de Joaquín.» Mandaron a buscarla,
y ella compareció acompañada de sus padres, de sus hijos y de todos sus parientes.
Todos los suyos lloraban, y también todos los que la veían.
Los dos ancianos, levantándose en medio del pueblo, pusieron sus manos sobre su cabeza.
Ella, llorando, levantó los ojos al cielo, porque su corazón tenía puesta su confianza en Dios.
Los ancianos dijeron: «Mientras nosotros nos paseábamos solos por el jardín, entró ésta con dos doncellas. Cerró las puertas y luego despachó a las doncellas.
Entonces se acercó a ella un joven que estaba escondido y se acostó con ella.
Nosotros, que estábamos en un rincón del jardín, al ver esta iniquidad, fuimos corriendo donde ellos.
Los sorprendimos juntos, pero a él no pudimos atraparle porque era más fuerte que nosotros, y abriendo la puerta se escapó.
Pero a esta la agarramos y le preguntamos quién era aquel joven.
No quiso revelárnoslo. De todo esto nosotros somos testigos.» La asamblea les creyó como ancianos y jueces del pueblo que eran. Y la condenaron a muerte.
Entonces Susana gritó fuertemente: «Oh Dios eterno, que conoces los secretos, que todo lo conoces antes que suceda,
tú sabes que estos han levantado contra mi falso testimonio. Y ahora voy a morir, sin haber hecho nada de lo que su maldad ha tramado contra mí.»
El Señor escuchó su voz
y, cuando era llevada a la muerte, suscitó el santo espíritu de un jovencito llamado Daniel,
que se puso a gritar: «¡Yo estoy limpio de la sangre de esta mujer!»
Todo el pueblo se volvió hacia él y dijo: «¿Qué significa eso que has dicho?»
El, de pie en medio de ellos, respondió: «¿Tan necios sois, hijos de Israel, para condenar sin investigación y sin evidencia a una hija de Israel?
¡Volved al tribunal, porque es falso el testimonio que estos han levantado contra ella!»
Todo el pueblo se apresuró a volver allá, y los ancianos dijeron a Daniel: «Ven a sentarte en medio de nosotros y dinos lo que piensas, ya que Dios te ha dado la dignidad de la ancianidad.»
Daniel les dijo entonces: «Separadlos lejos el uno del otro, y yo les interrogaré.»
Una vez separados, Daniel llamó a uno de ellos y le dijo: «Envejecido en la iniquidad, ahora han llegado al colmo los delitos de tu vida pasada,
dictador de sentencias injustas, que condenabas a los inocentes y absolvías a los culpables, siendo así que el Señor dice: 'No matarás al inocente y al justo.'
Conque, si la viste, dinos bajo qué árbol los viste juntos.» Respondió él: «Bajo una acacia.»
«En verdad - dijo Daniel - contra tu propia cabeza has mentido, pues ya el ángel de Dios ha recibido de él la sentencia y viene a partirte por el medio.»
Retirado este, mandó traer al otro y le dijo: «¡Raza de Canaán, que no de Judá; la hermosura te ha descarriado y el deseo ha pervertido tu corazón!
Así tratabais a las hijas de Israel, y ellas, por miedo, se entregaban a vosotros. Pero una hija de Judá no ha podido soportar vuestra iniquidad.
Ahora pues, dime: ¿Bajo qué árbol los sorprendiste juntos?» El respondió: «Bajo una encina.»
En verdad, dijo Daniel, tú también has mentido contra tu propia cabeza: ya está el ángel del Señor esperando, espada en mano, para partirte por el medio, a fin de acabar con vosotros.»
Entonces la asamblea entera clamó a grandes voces, bendiciendo a Dios que salva a los que esperan en él.
Luego se levantaron contra los dos ancianos, a quienes, por su propia boca, había convencido Daniel de falso testimonio
y, para cumplir la ley de Moisés, les aplicaron la misma pena que ellos habían querido infligir a su prójimo: les dieron muerte, y aquel día se salvó una sangre inocente.

domingo, 21 de marzo de 2021

Al cielo quiera

 

Al cielo quiera

Padre Nuestro que estas en el cielo…..

El cielo, corazón del hombre, lugar donde acogemos nuestro más profundo sentimiento

Manantial interno donde brota el amor.

“Al cielo quiero, al cielo voy

en el cielo estoy y al cielo rezo

El cielo eres tú, y yo a tu lado quiero

seguiré el camino hacia el cielo

que empieza en la tierra y nunca se acaba

Sigue el rastro que te conduce

Acoge la vida, que en el cielo está todo

No quiero tierra, ni nada mundano

la vida es bella cuando en el cielo estoy

y siguiendo tu huella con humilde espera

en el cielo te vea, porque ahora te espero.

Con fe, con amor, como tú me enseñaste

cuando un niño era, y en la noche cogiendo mi mano, cantabas una bella oración.

“Al cielo quiero pintado de azul o de rojo, de amarillo o de verde, arcoíris que luce, en el dia de lluvia.

Al cielo quiero cantado de luces que iluminan la vida”.

San Pedro ¿Por qué Te eligió?

 

San Pedro

¿Por qué Te eligió?

Tal vez porque cuando los demás amaban a Jesús, sin entenderlo, tú le dijiste con fe que era el Mesías, el Hijo de Dios.

Y por eso te dijo Jesús que estas palabras no te la había revelado sino el Padre que está en el cielo.

Aunque tú lo negaras tres veces, te arrepentiste y lo seguiste.

Las llaves que Jesús te entregó representan la Iglesia que formamos todos, una mira hacia el cielo y de color dorado como el corazón.

La otra mira la tierra, lo mundano. ¿Qué llaves tengo, en cuáles confío?.

“Veo tu rostro y me sorprendo,

Grito en la noche y te escucho

Rezo en el día y te pido perdón

Siento tu ausencia y me callo

Hablo despacio y te tengo

Escuché al hermano y te vi.”…

Ayer estuve caminando, paseando por la ladera de la Alhambra

 

Ayer estuve caminando, paseando por la ladera de la Alhambra

Ayer estuve caminando, paseando por la ladera de la Alhambra,

Me perdía entre el aroma de la tarde que cantaba al atardecer del dia.

A lo lejos tu belleza, serena y luminosa, el pájaro cantaba y la luz abrazaba mi recuerdo

que al cerrar los ojos te sentía.

Ayer mientras bajaba por la fuente del avellano, el agua corría aleteando las hojas que arrastraban, y mientras seguía tu búsqueda incansable en mi mente, un verso te rezaba y surruba.

Ayer me enamoraba despacio. ¡Sentía que tú estabas a mi lado,! Y al ver la silueta del palacio árabe, pensaba en cuentos de la Alhambra!.

¿Qué sería una noche en la alcazaba, que seria contigo paseando los jardines, que sería la puesta de la noche, con la estrella cubriendo tu manto, y que sería el agua de la fuente cantando por la noche mientras besaba tu cara y me alejaba del mundanal ruido?

“Alhambra besada, paraíso en la tierra, luz que engrandece Granada, reino moro y cristiano

Allí queda mientras sigo el camino, que otro dia volveré a verte.

administrador de los misterios de Dios.”

 

…administrador de los misterios de Dios.” ( 1 Cor 4,1)

“Que mayor Gloria que ser Tu custodio del Hijo de Dios. Que mayor misterio que tu sencillez y tu silencio

Que mayor consuelo que acompañar a Maria.

Que mayor gloria que servir.

Que mayor prodigio que contemplar al niño, enseñarle el oficio de carpintero, verlo crecer, acogerlo, ¿cuántas cosas aprendería de ti?


¡Anuncia, oh José, a David, padre del Hombre-Dios los prodigios que tus ojos contemplaron! Has contemplado al niño en el regazo de la Virgen; lo has adorado con los magos; has glorificado a Dios con los pastores, según la palabra del ángel. ¡Pide a Cristo Dios para que salve nuestras vidas!
Dios inmenso ante el cual tiemblan las potestades celestiales, tú, oh José, lo has cogido en brazos cuando nació de la Virgen; has sido consagrado por él. Por esto, te veneramos hoy.
Tu alma fue obediente a los preceptos divinos; lleno de una pureza sin igual, mereciste recibir por esposa a aquella que es pura e inmaculada entre las mujeres; tú fuiste el guardián de esta Virgen cuando ella fue elegida tabernáculo del creador…
Aquel que con una palabra creó el cielo, la tierra y el mar ha sido llamado hijo del carpintero, ¡hijo tuyo, admirable José! Tú fuiste llamado padre de aquel que no tiene principio y que te nombró administrador de un misterio que sobrepasa toda inteligencia… Guardián santo de la Virgen bendita, tú has cantado con ella este cántico: “Que toda criatura bendiga al Señor y lo ensalce por los siglos.” (Dn 3,67)

miércoles, 17 de marzo de 2021

Camino de conversión…

 

Camino de conversión….

Después de tantos días sin escribir una letra, un suspiro de aliento me lleva a ponerme delante de Ti, pensando en escribir algo con lo que el dia se haga más llevadero, y que mejor que en el día de San Patricio, 17 de marzo retomar algunas cosas de las que por la cabeza me pasan. He leído mucho de ti.” De alguna manera, resulta irónico que este sea el pasaje seleccionado para la fiesta de un santo que, como un caso singular entre todos los grandes misioneros, él solo, sin ayuda de nadie, convirtió a toda una nación del paganismo a la fe católica. Siendo adolescente, llegó por primera vez a Irlanda como esclavo, procedente de la Gran Bretaña romana, y llegó muy solo. Algunos años más tarde, después de recibir la ordenación sacerdotal y episcopal, volvió a la gente que lo había esclavizado, deseando profundamente ganarlos para Cristo, y una vez más estuvo totalmente solo”.

El pasaje del Evangelio, la lectura del dia, el Señor nos propone “el camino de la vida que tenemos que recorrer”.

Tú elegiste en aquel momento a setenta y dos personas para que proclamaran que “el Reino de Dios está cerca, Convertíos y Seguir a Jesús. “La mies es abundante y los obreros pocos”. Pero con un solo santo se convirtió una nación entera. Tú no buscas cantidad sino santidad, por eso en este dia y en los próximos que vengan te pido Señor no ya conversión sino voluntad y perseverancia para que siga el camino que tú me has trazado.

“Ayer te busqué sin buscarte, porque tú me enviaste al lado de aquellos que adorando estaban en la Parroquia, ayer no sabía adonde me dirigía y termine junto a otros obreros que estaban trabajando la mies, ayer y hoy eternamente tuyo para adorarte y seguir tu camino, ayer feliz del encuentro y hoy con renovado ánimo, me pongo en camino”.

El Papa Francisco nos recordó que son esos hombres y mujeres cuyos corazones están llenos —tal como era en san Patricio— del fuego del Espíritu Santo, quienes iniciarán «¡una nueva etapa evangelizadora más fervorosa, alegre, generosa, audaz, llena de amor hasta el fin y contagiosa!»

Feliz día de San Patricio

laesteladelanoche

ALPUJARRA

ALPUJARRA la Estela de la noche. la Estela de la noche. Capileira, el encanto de La Alpujarra de Granada ALPUJARRA DE GRANADA, lugar dond...