jueves, 28 de enero de 2021

Llaman a juicio se abre la trompeta


 Llaman a juicio se abre la trompeta 


Suena el sonido de la llamada a la sala, y allí con la toga ya preparada.

El cliente sentado y yo respiro.

Lo preparado, ya esta no queda nada que repasar.

 Ayer el último aliento en mi casa

Las últimas notas escritas

Y ahora solo mirada encima

Esta mañana como todos los juicios vine, tranquilo y sereno pensando

¡! Ya está todo hecho lo que toque ya a la suerte!

De mí no depende, solo la preparación y el arduo trabajo.

Ahora ya todo hecho y respiro

La última llamada, los anteriores saliendo de la sala 

Y en alto nombre llaman a mi cliente

Entro despacio, el compañero a mi lado

 Me dirijo al banquillo y lo paso

Ahora toca el fiscal, me pregunta si hay acuerdo

 El juez con el ojo nos mira para ver qué pasa

Ojalá lo acuerden y me voy antes a casa se pregunta 

Y yo le digo al fiscal que ese acuerdo no lo quiero

Prefiero la lucha, el trabajo que no me den las cosas hechas

Hay que trabajar el tema, hay que pelearlo, tengo a un cliente que lo merece.

 Se lo digo y me dice para adelante en ti confió

Y yo me encomiendo a quien todo lo juzga y no el que está en esta sala.

 Le digo dame fuerzas que no me equivoque que no me despiste

Si sale bien o mal que no sea por mí que sea porque lo merece

 Y así de esta forma comienza nos presentamos

Decimos los nombres y seguimos para adelante

Ahora el turno el fiscal.

Empiezan los turnos, primero el cliente, el juicio lo llevo preparado.

 ¡Genaro tranquilo, vamos a ver que pregunta el fiscal, ! Lo observo!

Tiene cara de mala uva, (no si yo lo decía, este ni lo ha mirado le da igual lo que mi cliente diga, no variara ni un ápice, lo tiene ya sentenciado antes de escucharlo)

Le pregunta mil cosas a mi cliente, y me pisa las preguntas que yo tenía preparadas, que puedo preguntar si todo ya ha sido preguntado. Me da la palabra el juez y yo no sé estoy un poco aturdido será mejor preguntar o callar. Le digo algo que ya ha dicho para que me pare el juez con la impertinente sonrisa o me diga ya lo ha dicho, ya respondido, no sé en un lapsus debo decidir y veo una pequeña salida, sé que no es mucho, pero lo suficiente para que no me diga después que no he preguntado, ¿que hacía en la sala?. Que todo está perdido por mí, entonces afortunadamente me viene una idea, y le pregunto sobre algo rebuscado, pero importante,!! Bien, la respuesta del cliente es coherente, lo miro y lo veo agradable de aspecto, miró al fiscal con cara de igual, total que más da si él ya va con sota, caballo y rey, y el juez, venga sigamos, hago mis convenientes anotaciones en el papel para que luego no despistarme cuando me toque las alegaciones finales y continua ….....

Miro durante un instante a la gente que está sentada. La mayor parte son algunos alumnos que vienen a aprender y tomar notas, (me digo a mí mismo que cuando yo estaba estudiando nunca venía a los juicios). Tal vez pensaba que esto no era para mí, que los juicios en la tele. Yo por aquel entonces me preparaba oposiciones, quería ser notario, (y ya ves, ahora aquí sentado ni notaria ni nada, abogado de oficio y con mi juicio de mes, y peinando canas), . Pero orgulloso eso si de mi trabajo, porque creo lo he preparado bien, lo único que nunca he sido abogado de toga o abogado de clientes o abogado de juicios siempre preferí el arreglo en el despacho o en el bar o donde fuera con el cliente y con el contrario, y por eso hice mediaciones y no me fue mal. Ahora cuando había juicio no me sentaba mal, me gustaba, era toda una experiencia ninguno igual que otro todo como si fueran el primero, y por eso me preguntaba que nunca terminaría de aprender. Yo modestamente creo que nunca se aprende que siempre es el primero y que siempre hay que lucharlo, y no la costumbre de la conformidad como si nada fuera. Salvo aquellos letrados que pedantemente echaban grandes sermones bien pagados, hay que quedar bien de palabra y de gestos y sobre

Todo de recursos y escritos, ya nos conocemos, en fin, continuo, el público sigue expectante, ahora terminado la primera parte, empiezan los testigos …..........

El público sentado hoy toca gente mirando que viene a aprender .( Y yo me digo de mal maestro aprenderéis, yo no sirvo para esto). Pero parece que hoy me sale bien todo y sigo para adelante. Termina el cliente y ahora empieza el testigo y el otro y el otro.........

Y así uno a uno termina todo

A partir del momento final viene las conclusiones. Empieza el fiscal y lo mismo no varía nada de su escrito

(Y yo siempre me digo, claro a este bien que lo atacas y al poderoso te rebajas).

Y ya me dan turno y empiezo siempre gas garreo, siempre la tos que me viene siempre la misma sensación

Todas las notas el balbuceo no me extiendo. El juez venga a mirar y porque a mi prisa y el fiscal hablar y hablar.......

Término el alegato final todo termina, estoy contento.

El juez visto para sentencia, repaso al cliente parece convencido, bien. La gente también mira, y entre tanto guardo tranquilo mis papeles

El juez nos saluda y yo a él. Enseguida empieza a mirar otros papeles, el fiscal igual

Todo acabado me levanto tranquilo de la silla, saludo, y me marcho después

En la puerta los comentarios, parece que saldrá bien, yo lo he visto así, tendremos que esperar, y si no pues recurrimos que para eso están los recursos y seguro que si sale mal lo ganaremos. Tranquilo

Me dice de tomar algo, y yo como costumbre digo que no que tengo prisa o esto o lo otro.

Me despido de algún compañero de sala, y me voy al colegio de abogados y dejo mi toga. Siempre la suelo coger del mismo sitio, todo más o menos planificado es de las pocas cosas que tengo memorizadas cuando llego. El vaso de agua y a la salida otro y otro, y suelo antes de empezar mirar algo la prensa para tranquilizarme algo. Los compañeros entran y salen, algunos son de estancia continua y son fijos, otros se nota es el primero.

Cojo la chaqueta y respirando me marcho, me despido y miro como si no viniera más.

Allí los compañeros hablan y hablan. No me gusta el ambiente, lo veo folclórico y deprimente, "siempre andan con prisas, siempre haciendo cosas, siempre con todo y tanto trabajo y yo con mi juicio del mes, tranquilo me voy".

No me gusta mentir por eso prefiero despedirme y no hablar.

Me marcho a la calle y salgo triunfante por el pasillo que sale. Me despido de la guardia civil que, en el puesto esta, y mientras sale la gente, (está siempre lleno de gente, abogados, fiscales, jueces, y todo el personal pasando por aquí).

Y termino, y salgo miro al cielo. Le digo al buen Dios, que gracias por todo y con esta sensación de medio nostalgia y de gracia,. Me voy caminando tranquilo, normalmente lo hago despacio, con mi cartera, mi chaqueta que la uso en determinadas ocasiones y una de ellas es en los juzgados. Siempre la llevo haga frío o calor y sea cualquier temporada del año. Aunque sea para preguntar algo, siempre tuve esa costumbre, por eso me digo que vengo poco porque soy poco amigo de chaqueta y corbata, pero tampoco me gusta parecer un estudiante de derecho que acaba la carrera, ( por eso vengo poco me pregunto, o también porque nunca me gusto salir y entrar y tirarme la mañana paseando por el juzgado). Aunque al principio si lo hice muchas veces, muchas veces, y de guardias para escribir un libro y largo. Pero eso será objeto de escritura tranquila de otro día, que por hoy aquí lo dejo, que tengo todavía que terminar de repasar el juicio de mañana


No hay comentarios:

laesteladelanoche

ALPUJARRA

ALPUJARRA la Estela de la noche. la Estela de la noche. Capileira, el encanto de La Alpujarra de Granada ALPUJARRA DE GRANADA, lugar dond...